Datos sobre mini cooper

Mini Cooper: 11 datos que no conocías del pequeño gigante

2022-03-25 Por admin

El Mini Cooper es uno de los coches clásicos por excelencia. Es de esos automóviles que demuestran que la potencia y el tamaño no lo son todo. Con su espacio reducido, su diseño ligero y su estilo indiferente, este modelo de Mini ha conquistado los corazones de muchos amantes del motor clásico.

¿Quieres saber algo más sobre los Cooper y su historia? No te lo pierdas, porque en un coche tan pequeño puede caber una gran cantidad de datos y anécdotas.

La historia del Mini Cooper comenzó por la crisis del petróleo

Como casi todo en este mundo, la historia del Mini Cooper se remonta a una casualidad y a la necesidad. En concreto, la crisis de Suez del petróleo fue la que hizo que la antigua BMC prefiriese fabricar un coche pequeño que no gastase mucho para que los consumidores pudieran paliar con los gastos. Así nació el Austin Seven y el Morris Minor, que con el tiempo cambiaría de nombre a Morris Mini y, finalmente, a Mini Cooper.

El interior del Mini Cooper: un diseño de moda

El 15 de junio de 1988, la prestigiosa diseñadora de moda Mary Quant, diseñó el interior del Mini para una versión de edición limitada.

Se vendieron alrededor de 2.000 unidades de este modelo conocido como ‘Designer’.

El mini se convirtió en un clásico que batió récords

El Cooper es pequeño pero matón, y sigue dando guerra aún a día de hoy. En los últimos años, se ha revalorizado este modelo, sobre todo en Gran Bretaña, su tierra de origen, donde se ha batido el récord de más personas dentro de un Mini, con 28 gimnastas inglesas dentro del vehículo.

Los Beatles eran fans del mini

Podríamos hablaros de los accesorios del Mini Cooper, de las piezas, la suspensión… pero ¿sabías que era uno de los coches favoritos de los Beatles?

Millones de personas alrededor del mundo eran fans de los Beatles, pero resulta que ellos eran fans del Mini. ¡Y casi nadie lo sabe!

beatles mini cooper

El motor del Mini Cooper: una estructura revolucionaria

El motor del Mini Cooper es sin duda una de sus mejores partes, porque aprovecha a la perfección el espacio que tiene disponible para sacarle el máximo partido.

De la mano de los mejores ingenieros ingleses, el Mini Cooper comenzó con un motor de 848 cc3, pero con el tiempo su estructura permitió mejorarlo hasta alcanzar los 1275 cc3, con una potencia más que razonable.

Su nombre viene de un campeón de rallys

El nombre del Mini Cooper viene del rally, ya que originalmente recibía otros títulos, como Austin o Morris. Sin embargo, gracias a que este coche fue utilizado para los rallys por su reducido tamaño, finalmente adoptó el nombre de su conductor más famoso, John Cooper.

El primer coche que condujo Michael Caine ¡fue un Mini!

El actor Michael Caine es la representación de todo lo inglés que se puede ser. Es ya un actor clásico y consagrado, y parece que estaba predestinado a ello, porque su primer coche también fue uno que ahora es todo un clásico: el Mini.

El mini en televisión y películas

El Mini Cooper tiene un interior con asientos lo suficientemente cómodos como para poder llevar a los actores más conocidos. Y es que este pequeño automóvil ha salido en más películas que la mayoría.

¿Algunos ejemplos? The Italian Job, Las Vacaciones de Mr. Bean, El caso Bourne… ¡Y muchas más!

Un piloto de carreras suspendido por exceso de velocidad

Un Cooper se utilizó durante el Gran Premio de Mónaco de 1950, y teniendo en cuenta su tamaño y poca potencia, no mucha gente debía creer en él. Resulta que tenían razón, porque el piloto terminó descalificado… ¡Pero por salirse en la primera curva por exceso de velocidad!

La tragedia de una estrella del pop

Un coche tan famoso no podía estar exento de tragedias, y así sucedió en 1977, cuando Marc Bolan, el cantante de la banda T-Rex, se estrelló contra un árbol junto con su novia, Gloria Jones. Ella sobrevivió, pero el cantante falleció con 29 años, convirtiéndose en una leyenda de la música.

Minis a control remoto en los JJOO de Londres

Algunas de las cualidades de este coche, como el tamaño o la suspensión del Mini Cooper, lo hacen perfecto para llevar a cabo determinadas tareas. Una de ellas fue la de funcionar en los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, con control remoto. Fue sin duda una forma muy bella de aprovechar un coche funcional a la vez que clásico y con una gran historia en el país británico.